Make your own free website on Tripod.com
ARMINDA OVIEDO / EL DIARIO. 10 de Mayo, 2003


No fue difícil que la Sra. Diana Perla Chapa, madre de Tatiana y Juan Ramón Palacios, aceptara hablar en exclusiva para nosotros para este 10 de Mayo.

Las mamás de las famosas son criticadas por estar al frente de la carrera de sus hijas, pero, ¿qué han dejado de hacer estas mujeres para ver el desarrollo de sus “Big Star”?

“Fíjate que en mi vida muchos proyectos personales los he guardado para que la realización de mis hijos se lleve a cabo; en mi vida he tenido que dejar muchos proyectos precisamente en el cajón del buró, para acompañar a Tatiana, o en su momento, a Juan Ramón”.

Se describe como una señora dinámica, quien luego de ser representante de Tatiana, incursionó en la política en Nuevo León.

“Fui candidata a la alcaldía del municipio de San Pedro Garza García por el PT; pero perdí; sabía que tenía que prepararme y decidí estudiar una Maestría en Ciencias Políticas; pero se vino el problema de Tatiana y de nueva cuenta mi maestría la guardé en un cajón”.

El tono de voz de la madre de Tatiana cambia al recordar lo vivido por dos años ya.  

“Tatiana vino de nuevo a la casa, junto con sus dos pequeños; me di cuenta que lo que importaba en ese momento era ser abuela. Tenía que ayudar a Tatiana en todo lo que necesitaba y lo hice gustosa, creo que cualquier madre lo haría”.

 

ORGULLOSA DE SUS HIJOS

Confesó que la experiencia que vivió Tatiana ha hecho madurar a su hija.

“Tatiana ha madurado muchísimo. Pasó de ser niña a niña artista famosa, luego a ser una esposa, a la que le mandaban qué hacer, porque la tenían encerrada en su propia jaula de oro y ahora, finalmente, resurge y sale esa mujer valiosísima que lucha contra viento y marea por sus hijos.

“Tatiana tuvo que madurar a golpes y ha madurado tanto emocional como espiritualmente y ahora económicamente se ha independizado. Creo que el mejor consejo que le puedo dar es que no permita que nadie -y eso se lo digo no solamente a Tatiana sino a todas las mujeres- por ninguna razón le permita tener autoridad sobre ella para maltratarla, ni psicológicamente y mucho menos físicamente.

“Ni tu padre, ni tu madre, ni tu esposo, ni un hermano, ni un amigo, tiene derecho a maltratarte, a humillarte, a despreciarte, a menospreciarte o a descalificarte; porque hay hombres a quienes no les gusta ni cómo lavas los trastes; y lo digo porque hay mujeres que me dicen: ‘es que no le gusta como lavo los trastes’. ¡Oye, por favor! Te están manipulando para molestarte y que tú te sientas mal y menos”.

En cuanto a Juan Ramón, asegura no haber educado a un típico macho: “Mira, a Juan Ramón me da mucho gusto saber que lo eduqué muy bien. Es un excelente esposo; lava, plancha, lava platos, cambia pañales, disfruta de cuidar al bebé; es un excelente papá y eso se aprende. Y en mi caso, como dicen que los machos los hace la mamá, bueno pues yo gracias a Dios, no hice un macho, eduqué a un hombre en toda la extensión de la palabra”.

Aseguró que en su matrimonio nunca tuvo problemas de machismo, o quizás nunca le dio tiempo a su marido para serlo ni a ella para dejar que él lo fuera.

“Fíjate que yo no pido permiso, yo aviso a dónde voy y qué quiero hacer; hay hombres que prohíben a las mujeres hacer algunas cosas, pero yo no he tenido ese problema, por ser mi marido quien es y como es y porque quizá –como te digo- porque yo aviso, no pido permiso”.

Ahora la señora Diana Perla se dedicará a acompañar a su hija a una gira por los Estados Unidos, por lo que confesó que se pasarán el día 10 de Mayo trabajando y fuera del país.  

“El trabajo ha sido costumbre de esta familia; vamos a estar en una gira porque acompaño a Tatiana, así me toca sacudirme y quitarle las telarañas a lo que sabía, para volver a fungir como representante, pero solo por esta vez en los Estados Unidos”, dijo para finalizar.

 

NO ES ABUELA CONSENTIDORA

Reconoció no ser una abuela consentidora. “Mira, no sé si soy una abuela tradicional, porque yo me subo con mis nietos a la montaña rusa, lo que sí sé es que no soy consentidora”.

Recuerda que Cassandra –su nieta- no venía bien educada y ella tuvo que hacerla de segunda madre.

“Cassandra llegó de 7 años y llegó muy indisciplinada y te puedo decir que mal educada y grosera, y en dos años ha aprendido que la disciplina, el amor y la paciencia hace que la gente te quiera más. No sabía tratar a la gente, porque ella vivió con una imagen paterna agresiva y violenta, y lo aprendió; mi principal objetivo ahora es que los valores y tradiciones familiares, Cassandrita los pueda absorber como lo hizo su mamá”.

.. Al hablar de sus hijos, Diana Perla se llena de orgullo. “No sé si hicimos bien o mal como los educamos mi marido y yo, lo que sí digo es que son muchachos súper trabajadores, buenos, responsables, honestos, decentes, que jamás se van a transar a nadie. “Son amables porque así los educamos. A lo mejor el medio en el que entró Tatiana no es bueno, porque ya ves, te encuentras un lobo que se aprovecha de ti; pero yo sé que al final de cuenta los valores de Tatiana tienen que prevalecer, y no te estoy hablando solo de los valores religiosos, ésos son aparte, te estoy hablando también de los valores morales y cívicos que ya no los tiene mucha gente. Creo que una, como buena madre, tiene la obligación de educar a su familia para que esa familia sean mejores ciudadanos”.
.
 

Regresar al Indice